Touch…tocar sintiendo

Podríamos definir Touch como el acto de tocar, incluso de sentir lo que tocamos. El acto simbólico de tocar se manifiesta después con las sensaciones que ese simple gesto de aproximarnos a la emoción nos recuerda quiénes somos y cómo reaccionamos.

Utilizo con frecuencia lo que yo he denominado Touch, que es la aproximación a las sensaciones que provocan en mí las distintas vías de acercarme a una realidad, pero una realidad que engloba a todo mi ser, tanto físico como emocional y que nos ayuda a integrar todo ese mecanismo de aprendizaje para sentir que construimos una auténtica verdad.

Touch... tocar sintiendo

Tocar sintiendo es unir la fuerza, el poder, la motivación y el esfuerzo que necesitamos para emprender cualquier gesta.

Para diseñar una realidad, necesitamos varios ingredientes, que como hemos mencionado en otras ocasiones vienen subscritos por fuerzas que se ponen en marcha por una energía que llamamos motivación; sin embargo la consecución de esa realidad, de esa verdad no puede darse sin la participación de un ingrediente fundamental y a mis ojos imprescindible, que no es otro sino el Touch, o lo que es lo mismo, el arte de tocar para sentir y sentir para hacerlo real.

Muchas grandes gestas en la historia de la vida de un hombre comienzan por un deseo que se impulsa con la creciente energía de la motivación, pero que no se concluyen si ante ésta ilusión nos olvidamos de tocar emocionalmente la idea, de tocar sintiendo, y así esa idea que se convierte en deseo se estructura y se hace realidad cuando el Touch, o lo que es lo mismo, ese acariciar sintiendo, provoca una realidad tan fuerte, tan íntimamente unida al yo como expresión de un cuerpo físico y mental que estalla en realidad cuando logramos con nuestra poderosa imaginación tocarlo para sentirlo, y por ende hacerlo realidad.

Este mecanismo de touch, o de tocar sintiendo, debería de formar parte de nuestros recursos y habilidades para enfrentar las pequeñas o grandes dificultades que con frecuencia la mente nos impone como retos a superar.

Es suficiente ante cualquier reto o dificultad, comenzar visualizando el proyecto, hacer que nuestra mente sepa y entienda con claridad, qué queremos y cómo queremos enfrentarnos al reto. Una vez llegado a un consenso, entonces deberíamos tocar sintiendo, y adentrarnos en las sensaciones que ese acariciar sintiendo nos produce; una vez que hemos tenido la sensación y hemos percibido la emoción, la consecución del objetivo se hace más nítido, más cercano y real.

Touch… o lo que es lo mismo, tocar sintiendo, es acercarte a tu vivencia, sea tocar la raqueta como hace Rafa Nadal antes de un partido, toca sintiendo, elaborando en ese momento el partido que va a realizar, acariciando la raqueta como extensión de él mismo, para desde su yo hacerlo extensivo al resto que le rodea.

Tocar sintiendo es unir la fuerza, el poder, la motivación y el esfuerzo que necesitamos para emprender cualquier gesta, sea superar un conflicto, como jugar un gran slam, todo ocurre cuando mi yo, está atento en esa realidad consciente donde tocar sintiendo, se perfila como el plus que necesito para que todo ese esfuerzo y dedicación se vea gratamente compensado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *