La Motivación… ese talismán transformador

No hace mucho conversando con un amigo, llegábamos a la conclusión que realmente existe mucho talento, un talismán que la mayoría cree que es portador por sí mismo de éxito. Pero el talento sin esfuerzo, cierra todas las vías creativas necesarias para alcanzar nuestras metas.

El distintivo claro y diáfano de nuestros proyectos es la Motivación. Representa esa fuerza que convive con nosotros, que nos acompaña desde que soñamos imaginar y diseñar cómo será, qué colorido emocional mostrará y lo más importante: hacia dónde me llevará…

La motivación crea nuevas realidades y caminos antes inimaginables para nosotros

La motivación crea nuevas realidades y caminos antes inimaginables para nosotros

Todo este engranaje forma una cadena de eslabones que unidos conforman el esquema de nuestra vida, el plano emocional donde se nutrirá y sustentará, interaccionará con otros planos emocionales y desarrollará nuevas vías de crecimiento con el único fin de recorrer un camino que elegimos, con el que soñamos nuevas realidades y desde dónde nos convertimos en peregrinos de este tiempo que llamamos vida.

Estar motivados, sea cual sea nuestro proyecto, nos dota de algo imprescindible a mi parecer, el ser creativos con una claridad que no permite desmayos ni distracciones. Cuando percibo con nitidez dónde quiero ir, qué es lo que necesito para hacer ese trayecto desde este principio incierto, al otro ya con matices de un creer crear, sólo, necesito una poderosa energía transformadora: la motivación; que  nos hará creer en nosotros mismos, en nuestra maestría, en esa fuerza interior que nos sostiene y que nos hace navegar por territorios desconocidos, sin vacilar, creyendo en nuestros sueños y luchando por ellos.

La motivación crea nuevas realidades y caminos antes inimaginables para nosotros. Ahí donde había dudas, incertidumbres, surgen nuevas capacidades, nuevas fuerzas que nos lanzan fuera de nosotros, de nuestras limitaciones, haciendo ajustes en todo este engranaje emocional y elevándonos por encima de los límites que no ponemos nosotros,  sino nuestros miedos, a otra esfera de conocimiento donde nos sentimos libres para decidir quién soy yo… dónde quiero llegar y qué talentos voy a movilizar para transformar mi ahora.

La motivación es la pasión a la que no debes renunciar. Es el motor que mata la rutina, que te hace libre de dirigirte a cualquier parte, de cambiar de rumbo en cualquier momento, de volar a través de la mediocridad y de no poner límites a tus sueños, esos que en algún momento se harán realidad para ti.

Ahora define cuál es tu sueño, imagínalo con plenitud de matices, haz los ajustes necesarios, líbrate con un movimiento mágico de tus miedos, temores e incertidumbres y ahora encuentra dentro de ti, en tu silencio interior tu Motivación, relájate y deja que ella te lleve, te conduzca allá donde quiera ir.

3 pensamientos en “La Motivación… ese talismán transformador

  1. Creo firmemente también que el talento sin esfuerzo es una especie de pérdida, algo así como si abriéramos las manos y fuéramos dejando caer poco a poco un montón de objetos valiosos por un camino…No soy demadiado creyente, pero hay un pasaje de la Biblia que siempre me impactó desde pequeña: “la parábola de los 10 talentos”, porque muchas veces solemos desperdiciar, o, mejor dicho, no potenciar aquello que se nos ha dado desde el nacimiento, cualidades o aptitudes que otros no poseen y desearían…

    No hay nada que produzca más satisfacción que aquello que cuesta conseguir, que nos exige un esfuerzo por nuestra parte, a veces mayor del que en un principio hubiéramos imaginado, pero cuando reparamos en ello es entonces cuando nos damos cuenta de todo nuestro potencial.

    Y es entonces, también, cuando sentimos que hay algo dentro de nosotros que nos impulsa, o que es un motor que nos hace continuar, o, como dices en el blog: “que mata la rutina o que vuela a través de la mediocridad”. Creo que de todo lo expuesto me quedo con esta última frase. Ojalá no nos conformáramos siempre , o demasiadas ocasiones, con la rutina asentada dentro de nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *