Claves para perseguir nuestros sueños

Perseguir nuestros sueños parece relativamente fácil, delimitar con claridad qué es lo qué quiero y hacia donde me llevará eso qué quiero. Perseguir un sueño es fácil si creemos que eso que imaginamos una y otra vez en nuestra imaginación tiene poderes para, de un salto, hacerse realidad.

Claves para perseguir nuestros sueños

Perseguir un sueño es fácil si creemos que eso que imaginamos una y otra vez en nuestra imaginación tiene poderes para, de un salto, hacerse realidad.

¿Qué Necesito? El primer peldaño de un sueño es saber con absoluta y feliz clarividencia qué eso que yo quiero, aquello por lo que lucho, puede hacerse real a pesar que sólo yo crea en ello. Es complicado que alguien qué camina sin mis zapatos, sepa qué soy, quién soy y de qué soy capaz. Por tanto la primera premisa es aceptar que yo y sólo yo, sé de mí, de mi luz y mis sombras. Ese que soy Yo, sabe de mí, de mis sueños, de mis impulsos, de mis miedos y desconfianzas y por tanto sabe de qué soy capaz.

El segundo peldaño de un sueño es no desfallecer. No es fácil cuando las situaciones nos desbordan, cuando las confianzas se resquebrajan, nos vemos inmersos en la más absoluta de las incertidumbres, ¿soy válido?, ¿podré abarcar toda ésta noria loca que no para de girar?. Es muy importante por tanto no desfallecer en nuestro propósito, sentir que pese a todas las barreras que con frecuencia aparecen en nuestra vida, somos algo más que un pensamiento, más que una idea, somos el propósito claro de lo que quiero ser, de lo que proyectamos en nuestra imaginería con el entusiasmo y la motivación del éxito.

El tercer peldaño de un sueño es la asunción, la creencia indiscutible de que puedo, de creer en lo que me cuento y no en lo que los demás me cuentan. Muchos sueños se han difuminado por la creencia de otros, por la sabiduría que nace de la competencia y la envidia, no de la fe y por tanto no parte de mí si no de otro que no cree en mí.

El cuarto peldaño de un sueño es saber que eso que quiero, aquello que sueño, se ha realizado ya en mí, por tanto respiro y vibro con esa fantástica nueva realidad. Poco a poco, a través de crearlo en mi imaginería, a través de potenciarlo como una nueva realidad, se hace consciente para mí y logra atravesar el inconsciente para volverse consciente y situarse dentro de mi córtex prefrontal izquierdo, hacerse visible a nivel del córtex y por ende extenderse a través del mundo de la amígdala cerebelosa donde la realidad y el recuerdo emocional se harán dueños y compañeros armónicos de mi nueva realidad.

El quinto peldaño abarca ya a nuestro Yo, a ese que realiza la acción con la seguridad creada desde el nuevo aprendizaje instaurado por el córtex prefrontal donde lo que he creado de nuevo ha sustituido la vieja realidad por una nueva, combinando lo anteriormente aprehendido, como recuerdo emocional, con la nueva vía que a nivel cortical se viste de nuevas galas e inaugura un nuevo presente donde emoción y concreción, entendido como aunar en un mismo latido sentir y actuar, porque sólo del sentir puede alumbrar el hacer y de él, el Crear con la emoción, dando paso a un nuevo hacer, dejando atrás a un pasado que es la mixtura de lo sentido y lo vivido.

Un pensamiento en “Claves para perseguir nuestros sueños

  1. Precioso post Dra Ana! Leerlo me ha dado fuerzas para poder alcanzar por fin mi propio sueño y sobre todo como bien dices en el post, no desfallecer en ningún momento. Percibo e intuyo que con tu ayuda, más tarde o temprano voy a conseguir alcanzarlo. GRACIAS por ayudarme, entenderme y aporyarme siempre. Enhorabuena por tu blog!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *