Crónica del Desaliento

Es muy frecuente encontrarnos en un momento de nuestra vida, embargados e inundados de sensaciones y situaciones que conllevan desesperanza y desaliento. Lo incierto es qué hacer frente a ese muro que se levanta ante nosotros, qué fuerzas tendríamos que movilizar para derribarlo y fluir de nuevo.

El desaliento, la desesperanza... están ahí para hacernos reaccionar, enfrentarnos a nuestros demonios interiores, y corregir el rumbo

El desaliento, la desesperanza… están ahí para hacernos reaccionar, enfrentarnos a nuestros demonios interiores, y corregir el rumbo

Pocas veces pensamos que ese desaliento, esa desesperanza están ahí para hacernos reaccionar, enfrentarnos a nuestros demonios interiores, y corregir el rumbo.

Qué maravillosa oportunidad para recobrar el entusiasmo, la energía perdida e incluso a veces variar nuestro rumbo en pos de mejores lances. No deberíamos sobreestimar la gran capacidad de nuestra mente para decirnos en múltiples formas, que estamos mal colocados, mal enfocados en nuestra travesía y que necesitamos hacer ligeros ajustes para volver a retomar el rumbo correcto.

Por tanto, son necesarios ajustes, reequilibrios constantes, que harán que fluyan sin sombra de duda nuestros talentos al servicio de nuestros sueños.

El desaliento, es una emoción que cuidadosamente gestionada, nos habla de un tiempo de reflexión en el esfuerzo necesario, quizás para ahondar en nuestros enfoques, y decidir dónde estoy y hacia qué objetivos planear mis esfuerzos.

Desde ese conocimiento, desde esa nueva perspectiva, la desesperanza nos obliga a una nueva reestructuración interna, a una nueva visión de la realidad en la que estamos inmersos, decidir qué nuevas cualidades se abren ante mi, de esta manera puedo cambiar de rumbo con más recursos, con más vías que se han recanalizado a nivel cerebral, listas y preparadas para caminar en una nueva dirección.

Asumir este nuevo reconocimiento, nos eleva por encima de ese estado de desaliento interior y nos obliga a reconducirnos a bucear y descubrir qué cualidades sostenemos o cuáles descubrimos y estrenamos.

Tenemos millones de neuronas que se reinventan día a día, para variar en cualquier momento nuestro rumbo. Ahora ya sabes que cualquier cosa que tu imagines, tiene una respuesta a nivel cerebral; sólo tienes que enfocar, hacer el ajuste necesario y poner en marcha la nueva realidad.

El desaliento puede ser tu gran aliado cuando necesitas modificar, hacer ajustes, para variar en un momento determinado el rumbo de tu vida. Son muchos los que a través de una nueva reinvención, reinventaron nuevas vías a nivel cerebral y reinventaron su vida.

11 pensamientos en “Crónica del Desaliento

  1. Estoy de acuerdo en que el desaliento y la desesperanza interna nos pueden abrir nuevos caminos desconocidos para nospotros mismos, o, que incluso, nos negamos a ver a veces. Sin embargo pienso, en mi humilde opinión, que estas nuevas posibles vias que pueden abrirse al bucear dentro de nosotros mismos se mostrarán siempre y cuando nuestro nivel de autoestima no esté en el punto mas bajo, y no digo que tenga que estar muy arriba, tan solo hace falta que aún persista o quede algo dentro de esa imagen positiva que todos deberíamos tener de nosotros mismos.

    No sé, y perdón si estoy diciendo algo que no va relacionado con este tema, no sé, decía, si la autoestima tiene algo o mucho que ver en la capacidad de poder reinventarse despues de una decepción, o de un desaliento muy grande, o de una inmensa desesperanza en ocasiones, pero a mí, personalmente, me resulta difícil (aunque no imposible,por supuesto), tener esa capacidad de ver esos caminos si no creo en mi misma.Así pues, mi pregunta es :¿no habrá que trabajar la autoestima de una persona primero?

    Gracias !Un saludo

    • Gracias Ana Belén por estar ahí y compartir.
      No es necesario desde mi punto de vista trabajar una cosa u otra, es posible q a través de la decepción y la desesperanza logres encontrarte, conectar con la esencia de lo que eres y desarrollar capacidades que ignorabas.
      Quererse a uno mismo también implica un trabajo de introspección y conocimiento que muchas veces dejamos de lado.

    • Como voy dandome cuenta que no sirve de nada qurer mirar sino no hacemos por ver. Estar con tu familia, compartir un problema, y asumir la carga…,me esta regalando la experiencia de darme cuenta que no hay comunicacion….es dificil!!! Pero, a donde nos lleva un vuelo raso?….

    • En el punto mas bajo de autoestima , es cuando buceando en nosotros, decidimos abrir nuestra mochila y ver, sentir, oler…lo que llevamos dentro. Para sacar todo aquello q nos pesa…..porque para llegar a cualquier cumbre de un montaña, solo es necesario subir con la carga necesaria. Disfrutar las vistas, la libertad, y compartir.
      Un abrazo

  2. El desaliento, etimológicamente, puede ser entendido como falta de aire. Y es esa la sensación de la desesperanza: ahogo, presión en el pecho, no se llenan los pulmones. Y el oxígeno es el impulso que se necesita para seguir adelante.
    Me resulta muy difícil ver luz cuando la desesperanza inunda el alma. No soy capaz de enfocar, de buscar el punto que debo reajustar.
    Cuando el desaliento llega no viene solo. Trae de la mano el desasosiego, la opresión, la falta de claridad en la cabeza, y eso nos arrastra al mal humor, la falta de paciencia, la tristeza más absoluta. Y ahora, enfoca y ajusta. ¿Cómo se hace eso?
    Cuando todo esto llega en una época de tu vida en que creías haber encontrado tu lugar en el planeta…el derrumbe es magnánimo.

    Un abrazo, Ana.

    • Gracias por estar ahí y compartir.
      Tienes razón Macu, el desaliento arrastra también otras emociones que luchan por desbordarnos, pero no consiguen hundirnos. Esta es tu oportunidad de ver más allá de ese desaliento y encontrar un resquicio por donde no me cabe duda entrará la luz.
      Un abrazo!!

    • Buenas noches, quê razon, y como me siento plenamente identificado en este momento d mi vida!, Ana, gracias por ser capaz de convertir en sentimiento tus letras.La autoestima, amor hacia nosotros mismos, desde esa libertad, ese amor que ya llevamos dentro, siento fuerzas, para que siempre, si nos sentimos abatidos, nunca seamos derrotados.

      Gracias!!!!! Por dar luz a mi camino.

    • Ahi debes buscar ese resquicio de luz Macu, estoy contigo y te mando fuerzas. Esa dificultad nos dice q rs posible. Asi como sale el sol, empezaremos a ver la luz, por un resquicio, de lo contrario creo nos cegaria. Persiste, hasta un ciego d nacimiento camina sin tropezar. Busquemos con los ojos cerrados para poder ver .

      Un abrazo
      Gracias

  3. Gracias por abrirnos a la posibilidad de creer que incluso lo que tenemos catalogado como negativo pueda contener un maravilloso regalo para el crecimiento interior.
    Estoy de acuerdo, la hermosa flor de loto se alimenta del fango del fondo de los lagos.
    Solo hay que darle la bienvenida al desaliento sabiendo que encierra un tesoro. Gracias Ana.

    • Gracias a ti por tus palabras. Por comentar y compartir. Nos regalas una frase preciosa: “La hermosa flor de loto se alimenta del fango del fondo de los lagos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *