De la Actitud a la Aptitud

Lo más complicado y difícil de nuestro día a día es el desafío de la vulnerabilidad. El resurgir de las cenizas y enderezar nuestra vida. A menudo nos encontramos desencantados después del esfuerzo, desalentados y con urgencia pensamos que no servimos para esto, que no podemos dar más, estirarnos hasta el infinito… olvidamos sin ser conscientes que dentro de nosotros existe alguien realmente mágico, poderoso y que con las palabras mágicas adecuadas … ale-hop! … transforma la actitud en aptitud.

Podríamos decir que la actitud, es lo que yo creo de algo, es la manera o forma en la que yo me relaciono con ese algo, de posicionarme, de estar frente a ello. Puedo estar cerca, lejos, con actitud atenta o distante, con interés o con absoluto desinterés. Esto por supuesto depende en gran medida de la manera en que yo estoy valorando algo y es esa valoración, la que realmente afecta a mi forma de relacionarme con ese algo. Si yo espero que las cosas sucedan de una determinada manera, actitud, y si suceden de forma diferente a como yo las imagine, las programe, estoy actuando con expectativas generadas por una falsa actitud, no percibo el abanico real de posibilidades que se presentan ante mi, me lío en lo que quiero que suceda y abandono la perspectiva de lo que con una actitud activa, podría suceder.

De la actitud a la aptitud

Todos tenemos talentos, y son la varita mágica que convierte nuestra actitud en aptitud

No debemos olvidar que esa actitud activa, ese abanico de posibilidades infinitas que todos tenemos en forma de talentos, son la varita mágica que convierte mi actitud y se transforma en aptitud, en esa magia que nos hace avanzar, creer en nosotros y darnos la oportunidad de ir desde esa nueva aptitud a algo mas grande, a la altitud.

Las rutas que marcan este triángulo, son tremendamente eficaces en mejorar, en transformar una actitud en aptitud, en el desarrollo mental y emocional de un deportista profesional. Creer firmemente en los talentos y cualidades que llevamos dentro, ser capaces de reconocerlos y una vez descubiertos, luchar con entusiasmo para hacerlos prosperar, y con ello alcanzar a vislumbrar que podemos crear una nueva realidad, un nuevo tránsito donde desde una actitud activa pueda abocar a una aptitud inteligente y creativa que desembocara con fuerza en la consecución de la meta: la altitud.

3 pensamientos en “De la Actitud a la Aptitud

  1. Pingback: El único camino: El Aquí y el Ahora | Blog Dra. Ana Estrella

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *