El Colorido de la Emoción

Podemos creer que la emoción que sentimos, en un determinado momento, es real, imparable y de difícil control, casi nos hace creer que somos eso: emoción. La emoción y por ende su colorido, está más en relación con lo que representa para nosotros desde casi que comenzamos a sentir, y a sentirnos identificados con eso que sentimos. Cuando sentimos miedo, ese colorido implica de alguna manera el miedo de mis antepasados, la emoción que en ese momento se creó en mi mente, algo que oi, algo que escuché queda  registrado en una zona del cerebro, la amígdala.

Ese centro recoge toda emoción , la almacena y queda preparada esa información para ser actualizada en cualquier momento que aparezca en nuestra vida un impacto emocional, que tenga ese mismo colorido, si es miedo, ira , rabia, desilusión… cualquier emoción tiene su correspondencia en la zona cerebral de la amígdala, desde allí se actualiza dicha emoción de tal manera que a veces nos llegamos a creer que somos esa emoción, y actuamos con la limitación propia de creernos tan sólo una parte del gran complejo y colorido universo emocional.

El color de las emociones

Las emociones son parte de nosotros, pero no son nosotros

Podemos crear, pues, nuestros propios estados emocionales, sintiéndonos seres con gran versatilidad, complejos y ricos en matices. Lo que nunca somos es miedo, rabia, ira… esas son manifestaciones que nosotros elegimos para paliar nuestro desaliento, pero nunca, nunca podemos sentirnos identificados con ellas. Forman parte de nuestra comunicación, de nuestro día a día y no son malas ni buenas, son parte de un todo que somos nosotros y por ello deberíamos no sentirnos tan identificados cuando nos sentimos invadidos.

Recordad, forman parte de nosotros, pero no son “yo”.

Nuestra felicidad depende, en gran medida, de cómo seamos capaces de integrar emoción saludable y emoción insalubre, o lo que es lo mismo, sentir emociones que construyan puentes en nuestra vida y que nos hagan conectar con lo mejor de nosotros mismos y desde ahí potenciar nuestro más íntimo deseo y convertirlo en realidad.

5 pensamientos en “El Colorido de la Emoción

  1. Ana, me parece que te estoy viendo y oyendo frente a mí según voy leyendo este artículo…. es estupendo poder re-escucharte y refrescar aquello que nos ayuda a escoger mejores sendas para avanzar por esta vida…..

  2. Pingback: Comprender la medicina psicosomática | Blog de Ana Estrella

  3. Por fín en tu blog!…Genial tus comentarios sobre el colorido de las emociones. Gracias por ser la estrella que ayuda a cruzar los puentes de los que hablas a todos los que vivimos entre el arcoiris del día a día..
    Choni

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *